Aceite de Oliva Virgen Extra de Extremadura

La aceituna, alimento oleaginoso,

proviene de las ramas del olivo.

Es arte milenario su cultivo

y produce un aceite muy sabroso. 

Como es generalmente apetitoso

el fruto encarozado y nutritivo,

en muchas ocasiones es motivo

de atención especial de algún goloso.” 

Juan José Brazo, Soneto para comer aceituna.

De todos es sabido, que desde que el hombre es hombre ha cultivado la tierra en favor de sus recursos, aprovechando el entorno para adaptarse a los productos que éste ofrece. Los restos históricos más antiguos del mundo ya hablan del cultivo y tratado de olivares y almazaras, de olivas y aceitunas. Desde la antigua Grecia, el Imperio Romano o el Antiguo Egipto el cultivo de la aceituna ha sido estudiado y perfeccionado hasta convertirse, según los mejores expertos culinarios y nutricionistas, en uno de los alimentos con más propiedades que existen.

Y Extremadura, tierra de olivares, ha sabido combinar a la perfección el respeto por la tierra y la tradición, aprovechando las condiciones climáticas y la modernización del campo para conseguir elaborar uno de los mejores aceites del mundo. En 2018 tres aceites extremeños fueron premiados entre los cien mejores Aceites de Oliva Virgen Extra Singular del mundo en la tercera edición del Concurso Internacional Evooleum, en el marco de la séptima edición de World Olive Oil Exhibition celebrada en Madrid. 

Pero Extremadura es grande, extensa y plagada de olivares, y sus climas extremos y duros hacen de cada zona lugares únicos y diferentes. Al igual que el Valle del Jerte produce una cereza única, o las dehesas norteñas alimentan con sus bellotas a los mejores jamones del mundo, cada región extremeña tiene unas cualidades determinadas para el cultivo de la aceituna, permitiendo la elaboración de aceites con unas características determinadas, signo de identidad de cada rincón de esta tierra productora de oro líquido.

Manzanilla cacereña

Conocida en Portugal como “negrinha y azeitera” se cultiva en la Alta Extremadura ( Sierra de Gata, Las Hurdes, Valle del Jerte y la Vera) y es una variedad protegida con D.O. Su nombre hace referencia a la forma esférica u ovoidal de sus frutos. Es una variedad poco vigorosa, pero con capacidad de enraizamiento muy elevada. La maduración de sus frutos es temprana y presentan baja fuerza de retención. Es muy apreciada para aderezo, tanto en verde como en negro, por la calidad de su pulpa. Su contenido en aceite es bajo pero de calidad, por lo que suele ser destinada tanto a mesa como a almazara, da unos aceites que exhiben bastante cuerpo, con aromas herbáceos, picante y amargor en el rango medio-alto y aromas a otros frutos/as maduros.

Cornicabra

Su nombre proviene de la característica forma de cuerno de su fruto. También llamada cornezuelo, es la variedad principal de la DO Montes de Toledo. Se trata de una aceituna que tiene una gran resistencia a las sequías, heladas y fríos invernales presentando fácil propagación por estaquillado semileñoso. Su floración y entrada en producción son tardías y su productividad elevada, la maduración de frutos tardía y presenta elevada resistencia al desprendimiento. Es apreciada por su elevado rendimiento graso (en torno al 19%) y por la calidad de su aceite. También es usada para aderezo por la calidad de su pulpa. 

Los aceites de Cornicabra presentan un notable equilibrio entre el dulce a la entrada, amargo a hojas verdes y el picante de intensidad media. Son aceites frutados y aromáticos, mostrando valores medios de amargo y picante. Cuando se obtienen de aceitunas más maduras, al final de la cosecha, es característica la aparición de distintos sabores y texturas a frutos exóticos.

Verdial de Badajoz

Se extiende por la provincia de Badajoz, en lo que es la Baja Extremadura, ocupando el 53% del olivar de la comarca pacense de Tierra de Barros, llegando su cultivo incluso a las zonas portuguesas del Alentejo y el Algarve. La aceituna verdial tiene escasa capacidad de enraizamiento y su época de maduración es tardía, con una resistencia al desprendimiento media. 

Apreciada por su productividad elevada y constante, tamaño del fruto y contenido en aceite, se utiliza tanto para aceituna de mesa como para almazara, donde son muy apreciadas por su alto rendimiento graso en torno al 22% y también se utiliza para aderezo en verde, dado su sabor algo amargo y picante.

Morisca

También conocida como Basta, se cultiva en el sureste extremeño y norte de Andalucía. Su capacidad de enraizamiento por estaquillado semileñoso es media y su capacidad de brotación, tras podas severas, es limitada.  La precocidad de entrada en producción es media y presenta una elevada resistencia al desprendimiento y a la sequía.

La aceituna morisca es una variedad apreciada para aceite por su elevado rendimiento graso, y para mesa por su tamaño y facilidad de aderezo.